Tres meses después de la primera muerte por COVID-19 en el territorio chino, las autoridades del gigante asiático confirmaron que no se registraron nuevos decesos en las últimas 24 horas. A finales de 2019 fue cuando, en la provincia de Wuhan, apareció el coronavirus, el primer fallecido fue declarado el 11 de enero de 2020 y, a partir de ese momento, se desencadenó al epidemia que ha dejado 3 mil 331 fallecimientos en China. 

Desde hace algunas semanas, el índice de mortalidad ha decrecido hasta llegar a un solo fallecido este lunes y cero el martes. El registro de nuevos contagios también ha disminuido desde que inició el mes de marzo, sin embargo el país aún debe hacerle frente a la segunda ola de contagios provenientes del extranjero. De acuerdo con el ministerio, esta nueva etapa de contagios encierra mil casos positivos. 

Asimismo, el ministerio señaló que este martes se descubrieron 32 casos nuevos de contagios, todos importados, junto a 30 nuevos pacientes asintomáticos, dejando el total en 1,033. Wuhan, comunidad en la que se originó el virus, es el territorio chino que más casos ha registrado, la cual fue puesta en cuarentena desde el 23 de enero y para este miércoles ese confinamiento habrá terminado.