Chile declara la guerra “contra un enemigo poderoso” llamado sociedad civil, Piñera

0
154

Chile se ha convertido en un territorio de inestabilidad política y social tras las manifestaciones violentas del fin de semana y con un presidente, Sebastián Piñera, que declara la guerra a su propio pueblo y siembra el miedo entre los ciudadanos.

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite incluso cuando significa pérdidas de vidas humanas”.

El fin de semana estalló el pesar y descontento de la población chilena que comenzó cuando las autoridades chilenas anunciaran el alza en los precios del metro, una medida que finalmente desestimó la Cámara de Diputados de Chile por los disturbios y protestas generadas en diferentes localidades del país sudamericano.

Civiles incendiaron automoviles y camiones de transporte en Santiago.

Ante la oleada de disturbios, el presidente chileno anunció la movilización de 9 mil 500 elementos del ejército para mantener el orden y la paz en las calles y enfrentar a los “violentistas y delincuentes”.

La fuerza pública ha puesto en jaque al gobierno chileno que batalla contra enemigos fantasma y atribuye el caos a una asociación bélica y conflictiva dentro del órgano social.

“Existe un grado de organización, de logística, que es propia de una organización criminal”, afirmó el mandatario chileno luego que señalara que no era tiempo de “ambigüedades”.

Durante las protestas se han registrado 10 muertes y múltiples enfrentamientos entre civiles y miembros armados del estado.

Al grito de “renuncia Piñera”, la sociedad civil demanda la deserción de su mandatario y al cual acusan de adoptar una postura propia del general y expresidente chileno, protagonista de una de las peores masacres en la historia del país andino, el dictador, Augusto Pinochet.