El próximo domingo 31 de marzo se celebrará a uno de los rasgos culturales más distintivos característicos y emblemáticos de México: el Taco Totalmente infravalorado y completamente arraigado en el gusto de todos los mexicanos, cuenta con una popularidad y aceptación mayor que la de AMLO. El taco es y seguirá siendo motivo de orgullo para la gastronomía mexicana. No importa cuando o a quien se le haya ocurrido la idea, lo importante es que, junto al Día de Muertos y al mariachi, el taco es símbolo de mexicanidad alrededor del mundo y parte fundamental de la dieta del país, y por eso, es justo que se le reconozca, por lo menos una vez al año. Desde Tijuana y hasta Cancún pasando por Jalisco, un taco siempre será un taco y no importa de que esté relleno: carnitas, bistec, pollo, pescado, camarones, frijoles, papa, cochinita pibil, costilla, aguacate, alambre, champiñones, cualquier guisado, pastor, suadero, barbacoa, queso, machaca, campechanos, longaniza, birria, pancita, machitos, nopales, chapulines, chuleta o simplemente sal, el taco puede ser de lo que a uno más le guste o antoje y no pierde la esencia que lo hace ser un taco. No hay excusa para no comerlos ya que son para carnívoros, vegetarianos, omnívoros, veganos y no discriminan por motivos de religión, raza, condición social o preferencia sexual. Así que, hay que anotar en el calendario el 31 de marzo para salir a celebrar a nuestro paladar, al mismo tiempo que celebramos al Taco.