El resto óseo que sirvió para identificar a Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, normalista de Ayotzinapa, no muestra alteraciones térmicas o de fuego, por lo que contradice la verdad histórica del entonces procurador Jesús Murillo Karam, respecto a que los estudiantes fueron calcinados en una pira.

Esta conclusión fue plasmada en un reporte realizado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), en el que se establece que el fragmento, perteneciente a un pie de Rodríguez Telumbre, “se muestra sin alteración térmica”, según información proporcionada por Milenio Diario.

El estado preservado del resto óseo fue clave para que la Universidad de Innsbruck pudiera identificar su ADN mitocondrial y vincularlo con Rodríguez Telumbre, a diferencia de prácticamente la totalidad de los demás fragmentos de hueso enviados a Austria, que mostraban un profundo daño térmico que había consumido el material genético.

El fragmento en cuestión fue hallado entre el 25 y 26 de noviembre de 2019 junto con otros restos óseos humanos como parte de una diligencia de búsqueda realizada por la Unidad Especial para el Caso Ayotzinapa de la Fiscalía General de la República en la barranca La Carnicería, Ejido de Cocula. Allí se hallaron más de 100 fragmentos óseos no articulados dispersos en superficie en un radio aproximado de 200 metros. De los restos estudiados, al menos cinco no presentaban descomposición por fuego.

El lugar se ubica a por lo menos un kilómetro del basurero municipal de Cocula, la ubicación donde la verdad histórica sostiene que se incineraron a todos los estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos.

Con Christian Rodríguez, serían dos estudiantes identificados plenamente hasta el día de hoy por la universidad. El otro es Alexander Mora Venancio, mientras que la familia de Jhosivani Guerrero de la Cruz no ha aceptado que, en efecto, se trate de sus restos.

Junto con este hallazgo, la Fiscalía sigue construyendo una nueva línea de investigación que se aleja de Cocula, de acuerdo a información obtenida por este diario vía Transparencia. En respuesta a una solicitud de información, la FGR reveló que la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa ha concentrado pesquisas en 15 puntos de siete municipios aledaños a Iguala -todos en la zona de influencia de Guerreros Unidos-, en los que durante un año sus equipos ministeriales han buscado restos óseos, señales de piras, y tumbas clandestinas.