Por Eric Berry. Poco o nada se sabía hasta el día de hoy de uno de los genocidas más modernos de nuestros tiempos. “Un hombre blanco común, de una familia normal”. Estas son las palabras con las que se describe Brenton Tarrant, autor de una de las mayores masacres anti-semitistas que se han conocido en la historia de Nueva Zelanda. 16 minutos fue la duración del streaming que Tarrant compartió en Facebook, donde se muestra la matanza a un grupo de musulmanes en la mezquita de Al Noor en Christchurch, Nueva Zelanda. 49 muertos y 48 heridos son hasta el momento las cifras oficiales que las autoridades neozelandesas han compartido a la prensa. También se reportó la detención de un australiano: “terrorista violento de extrema derecha”, de acuerdo a la categorización que Scott Morrison, Primer Ministro de Australia, dio en conferencia de prensa. Brenton Tarrant, como se hace llamar, había pasado desapercibido para todo el mundo hasta la mañana del viernes 15 de marzo. Durante la madrugada del jueves, Tarrant publicó en Twitter un manifiesto denominado El Gran Reemplazo, que curiosamente coincide con el nombre de un movimiento intolerante religioso que se ha propagado de manera global por redes sociales. Este manifiesto consta de 74 páginas que fueron escritas por el mismo Tarrant. Expresa un intento de justificación al ataque y confiesa cierta devoción a Anders Breivik, conocido extremista de ultra derecha que asesinó violentamente a 77 personas en Noruega el 22 de julio de 2011. El manifiesto también dicta una postura “supremacista blanca” al sugerir “son un grupo de invasores (los musulmanes) que quieren ocupar las tierras de mi pueblo y reemplazar étnicamente a mi gente”. El australiano se autodenomina en su escrito como un hombre blanco común, de una familia normal y escasos recursos que se ubica a sí mismo en el ala de la extrema derecha. Su objetivo no deja lugar a dudas: atacar a musulmanes.   En el video difundido por el australiano, se consiguen entrever frases escritas en el arma en cirílico, armenio y georgiano; así como también un número 14 que supuestamente se le atribuye a un popular mantra supremacista blanco que circula en foros y páginas de internet. Brenton Tarrant se grabó a sí mismo antes de ingresar a la mezquita de Al Noor y se autoproclamó ecofascista por “exterminar al grupo de ivasores más grande de occidente”. Tras el ataque, todas las redes sociales de presunto culpable fueron borradas y las autoridades neozelandesas pidieron no compartir el material en internet.