La agencia Moody’s informó que tras la consulta ciudadana del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM) la calificación de bonos de esa obra bajó de Baa3 a Baa1 en la cual 3 es la mejor evaluación y 1 la peor, con el riego de descender a grado especulativo o ‘basura’. “La acción de calificación de hoy resulta del anuncio de que el nuevo gobierno mexicano que asumirá el cargo el 1 de diciembre de 2018 no continuará con la construcción del Nuevo Aeropuerto”, indicó la analizadora. Precisó que la caída en la valoración responde a la incertidumbre de la continuidad de los trabajos de construcción que podría desatarse en una avalancha de incumplimiento de contratos. Sin embargo, aún existe la posibilidad de que los inversionistas continúen el NAIM con sus propios recursos sin el apoyo de inversión gubernamental.