La pandemia internacional de coronavirus continúa cobrando vidas y dejando contagios, por lo que varias naciones han tomado medidas extremas de seguridad y prevención sanitaria. Este miércoles, la situación boliviano alcanzó un nuevo protocolo de cuarentena en el que han declarado un “estado de emergencia sanitaria”, prohibiendo la circulación de autos y transeúntes hasta el 15 de abril. De acuerdo con Jeanine Áñez, jefa de gobierno del Gabinete interino, las nuevas medidas instauradas son debido a que “no se está cumpliendo la cuarentena” que se estableció el sábado anterior. Las autoridades bolivianas habían establecido un periodo de cuarentena que duraría 14 días, con el objetivo de detener la propagación que acechaba varias regiones, especialmente la de Santa Cruz. 

Áñez demandó el cierre de las fronteras para todo el mundo, ordenó que los vehículos no podrían circular en las calles y la ciudadanía tendría un sólo día para salir de sus hogares por provisiones. Asimismo, la funcionaria advirtió que el Ejército y la Policía estarán monitoreando las calles, pues quien sea descubierto violando la cuarentena será confinado con hasta 10 años de cárcel, ya que ese comportamiento entra dentro de los rubros de “atentados contra la salud”. 

De igual forma, la jefa de gobierno indicó que, para amenizar el confinamiento, el gobierno se encargará de liquidar las cuentas bajas de electricidad y la mitad de las cuentas de agua por un lapso de tres meses. También repartirán alimento de forma gratuita a la población y se ha ofrecido el pago de un bono familiar de 70 dólares cada niño que estudie la primaria. “Estoy del lado de quienes sufren más la cuarentena”, concretó Áñez. 

Mientras que la nación boliviana esperaba celebrar sus elecciones presidenciales el próximo 3 de mayo – debido a la suspensión que dejó los comicios del octubre pasado – el brote de la epidemia ha cambiado los planes de la política sudamericana. La Organización de los Estados Americanos (OEA), señaló de fraude al expresidente Evo Morales, lo que culminó en la anulación del proceso electoral. Fue entonces cuando Jeanine Áñez tomó el cargo de jefa de Gabinete interino y ahora busca ser participe en las elecciones.