La Bolsa Mexicana de Valores cerró en su nivel mínimo derivado por un entorno de incertidumbre sobre las políticas del próximo gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que asumirá el cargo el próximo fin de semana y también obedece a las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de cerrar la frontera con México por una caravana de migrantes que pretende ingresar a territorio estadounidense. En este sentido, la BMV finalizó con un desplome de 4.17 por ciento, la segunda mayor caída del año, con lo que el principal indicador accionario cayó a su menor nivel desde marzo de 2014. En cifras definitivas de cierre, el principal indicador de la BMV, el S&P BMV IPC se ubicó en 39 mil 427.28 unidades, lo que implicó un descenso de mil 717.05 enteros respecto al nivel previo, con lo que sumó cinco sesiones consecutivas de descensos. En cuanto al tipo de cambio, el peso concluyó la sesión con una depreciación de 1.11 por ciento o 22.6 centavos, cotizando alrededor de 20.63 pesos por dólar, alcanzando un nuevo máximo desde junio de 20.6333 pesos por dólar y acercándose gradualmente al máximo en el año de 20.96 pesos por dólar, de acuerdo con Banco Base. “La caída del peso durante la sesión está relacionada con un incremento en la percepción de riesgo sobre México, lo cual reduce la demanda por instrumentos financieros denominados en pesos”, explicó el socio fundador y director de la empresa de inversión SNX Consultores, Carlos Ponce Bustos. Destacó que en particular, el tema de la consulta no es una señal positiva para todos los participantes del mercado, sobre todo porque se llevó a cabo después de que ya se había anunciado la fecha de inicio de la obra, y hay preocupación por la manera en cómo se llevan a cabo las decisiones y no por el resultado de la consulta.