El gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, adelantó que los pronósticos de crecimiento económico para el país y la inflación podrían sufrir alteraciones negativas debido al estancamiento económico y el más reciente brote de coronavirus.

Luego que la última previsión del banco central acertara una estimación de crecimiento para México de entre 0.8 y 1.8 por ciento, Díaz de León señaló que estas cifras podrían sufrir un recorte por la situación actual del país.

La inflación, por su parte, ha sufrido debido al impacto del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a cigarrilos y bebidas azucaradas, por lo que también podría aumentar ligeramente en el Informe Trimestral de la Inflación que Banxico publicará próximamente.

“En un par de semanas estaremos actualizando nuestro pronóstico para este año y el siguiente; prevemos que vamos a revisar a la baja el intervalo de crecimiento de la economía para 2020”, explicó el gobernador en una entrevista.

“Hay un poquito de mayor debilidad de lo que se preveía”, señaló con respecto al estancamiento económico que México ha venido arrastrando desde el último trimestre de 2018, “y tenemos una revisión en los pronósticos de la inflación”.

Luego que en diciembre los productos agropecuarios registraran una inflación más baja que la esperada, los precios sufrieron un rebote durante el mes pasado que se tradujo en una baja histórica.

“En diciembre de 2019, la variación más baja en la historia de la inflación no subyacente tuvo un movimiento anual de 0.59 por ciento y la parte agropecuaria tuvo un desliz negativo de 0.03 por ciento, mientras que los energéticos 1.04 por ciento”, dijo.

El coronavirus es el último factor de riesgo en los mercados globales, por lo que una eventual crisis epidemiológica en el país podría complicar las cosas para la economía mexicana.