Según economistas del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), los costos indirectos del anuncio del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, respecto a la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, ya se reflejan principalmente en tasas de interés más altas y un peso más débil, por lo que es muy probable que el Banco de México (Banxico) decida mover su tasa para reducir los riesgos de inflación.

“Con mayores riesgos de inflación, Banxico probablemente ahora reaccionará a estos nuevos desarrollos y riesgos con un nuevo aumento en la reunión de noviembre. De hecho, ahora pensamos que (el banco central) debería aumentar su tasa no sólo para reducir los riesgos de inflación derivados del fuerte debilitamiento del peso, sino también para indicar que los errores en las políticas conllevan un costo”, indicaron los economistas quienes optaron por permanecer en el anonimato.

BBVA advirtió que “con un nuevo acuerdo comercial firmado y una perspectiva favorable después de las elecciones se consideró que la inversión privada estaba a punto de dar un giro y comenzar a superar la debilidad observada en los últimos años. Este resultado puede percibirse como un bache adicional en el camino y representa un costo de oportunidad”.