La tensión migratoria ha aumentado en Tijuana desde la semana pasada con la llegada de un nutrido grupo de la Caravana Migrante. Ayer, domingo, incluso hubo manifestaciones para pedir que salieran de esas ciudad fronteriza. Y esta madrugada, las autoridades norteamericanas decidieron cerrar dicho cruce fronterizo ante la presencia de migrantes y el temor que cruzaran de forma temeraria. Militares y miembros de la policía estadounidense, armados y con escudos antimotines, resguardan la garita, en la cual han instalado alambres de púas sobre vallas de concreto para evitar que migrantes centroamericanos entren a territorio de Estados Unidos. Cabe señalar que este fin de semana, el presidente Donald Trump lanzó en twitter una nueva consigna contra los migrantes, al asegurar que ya han causado suficientes problemas en México y que lo mejor sería que regresaran a casa. Hasta el momento, ni las autoridades mexicanas, ni las estadounidenses han informado sobre cuándo podría ser reabierto uno de los cruces fronterizos más importantes entre México y Estados Unidos.