Tras el éxodo centroamericano que partió desde Honduras hace más de dos semanas, la llamada Caravana Migrante arribó a la Ciudad de México, con alrededor de mil 500 personas, con el objetivo de algunos, quedarse en la capital del país y otros más, partir rumbo a los Estados Unidos, en el contexto de las elecciones intermedias del 6 de noviembre, las más polémicas en la historia de la nación de las barras y las estrellas. “Es una ciudad inmensa, todo es diferente, no se parece en nada a Honduras”, comentó asombrada Gabriela Regalado, de 20 años, que salió de Honduras con su esposo, dos hijos y tres hermanos, a su arribo a la segunda potencia económica de América Latina. Previo a la CDMX, los migrantes, en su mayoría hondureños, tuvieron problemas con viajar de forma masiva por lo que se fragmentaron en pequeños grupos para facilitar la travesía en busca de mejores oportunidades para ellos. Iniciaron 5 mil, familias enteras han desertado y regresado a sus lugares de origen. No obstante, la segunda caravana, un grupo de entre mil y dos mil migrantes, comenzó a llegar el día de hoy a Tapanatepec, Oaxaca. Otra más con alrededor de mil 500 integrantes, sobre todo salvadoreños, quien aún se encuentra en la costa de de Chiapas, a unos 100 kilómetros de la frontera con Guatemala. Otros mil 650 centroamericanos están en el albergue de la Feria de Tapachula (Chiapas).  Se calcula que 10 mil personas estén arribando a la capital mexicana, aunque las cifras suelen ser inciertas. De acuerdo con la Comisión local de Derechos Humanos, Un corte de los primeros 500 migrantes que llegaron daba cuenta que un 70% eran hombres y un 30%, mujeres. Hay también un grupo de 100 migrantes que desapareció en Veracruz desde el sábado pasado, y nadie sabe de su paradero. Cabe mencionar que aún no se tiene una fecha exacta para que los integrantes de la Caravana Migrante tengan acceso al diálogo con el Presidente, Enrique Peña Nieto y con el mandatario electo, Andrés Manuel López Obrador, ni tampoco por cuanto tiempo permanecerán en tierras chilangas hasta cambiar de ruta.