Hoy, en la Cámara de Diputados se dio un paso para cumplir una de las propuestas del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador: eliminar el fuero. Con 469 votos a favor, 3 en contra y 6 abstenciones, la cámara baja aprobó el proyecto de reformas constitucionales para eliminar el fuero de los altos funcionarios públicos. En este paquete también se incluyó al Presidente de México. El dictamen, presentado por la Comisión de Puntos Constitucionales, causó una pequeña controversia al aclarar que el primer mandatario de México, gobernadores, diputados, senadores, magistrados y ministros, no podrán ser privados de su libertad durante su periodo de encargo, puesto que gozan de inmunidad. Ante esto, la diputada priista, María Alemán, buscó frenar el dictamen y regresarlo a Comisiones. La razón, dijo, es que “el dictamen presentado por el Grupo Parlamentario de Morena no busca eliminar el fuero, pretende mantener privilegios a través de la figura de inmunidad constitucional”. A su vez, Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano, desde tribuna lanzó una crítica contra esta figura que hoy está a punto de ser eliminada. “Fue creado como un mecanismo de protección a las minorías, pero se utilizó para evadir a la justicia”, dijo.