Luego que la semana pasada, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anulara la Ley de Seguridad Interior (LSI), el presidente de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto, declaró que México de nuevo vive un vacío legal para la regular la actuación de la Fuerzas Armadas en materia de combate al crimen organizado. “Ahora que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se ha pronunciado respecto a la ley promulgada en diciembre del año pasado, nuevamente estamos frente a un vacío legal que debe ser subsanado”, especificó el mandatario. Sin embargo, resaltó que durante sus seis años de gestión se emocionó y enorgulleció de ver desfilar a los soldados y recibirlos después de una misión cumplida. Y en su momento, se entristeció cuando los uniformados perdían la vida en el cumplimiento de su deber.