El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó estar en contra de los feminicidios por “cuestión de principios” y aseguró que ya no hay impunidad por lo que, quienes hayan filtrado las fotografías del asesinato de Ingrid Escamilla, serán castigados. “Yo por convicciones, por principios, estoy en contra del feminicidio, es inaceptable, aborrecible, es algo que no se puede permitir y que tenemos nosotros que enfrentar con todos los medios, con toda la fuerza y las formas que tiene el gobierno para evitarlo, y que se castigue de manera severa”, remarcó el mandatario. Al ser cuestionado sobre si la Secretaría de Gobernación (Segob) tomará cartas en el asunto de la filtración, el presidente señaló que sí. “Si se cometió un error, y si fue más que un error, se tiene que castigar. Ya no hay impunidad para nadie”, indicó y agregó que se deberá realizar la denuncia correspondiente para poder proceder correspondientemente con los culpables sean o no servidores públicos. “Hay que hacer la denuncia para que quien hizo esto, si fue un servidor público, sea castigado, si es un delito que se castigue, sea quien sea. Si ya presentaron la denuncia, hay que exigir que se lleve a cabo la consignación”, añadió. Ingrid Escamilla fue asesinada el 9 febrero dentro de su departamento ubicado la colonia Vallejo, alcaldía Gustavo A. Madero, ese mismo día, las fotos de su estado fueron filtradas a las redes sociales. El martes, un juez de control de la Ciudad de México vinculó a proceso a Erik Francisco ‘R’, señalado como responsable del delito de feminicidio en agravio de su pareja, quien tenía 25 años de edad.