El presidente Andrés Manuel López Obrador negó este viernes que se estuviera “pasando charola” a los empresarios ya que la iniciativa privada está cooperando de manera voluntaria en la compra de los cachitos de la rifa del avión presidencial. “Se portaron muy bien, les agradecemos por participar, por acudir a la convocatoria, porque no es un asunto obligatorio. Los empresarios voluntariamente están ayudando, les agradezco mucho. Esto es totalmente de buena fe, no es obligatorio, es voluntario”, afirmó en conferencia matutina. Esto, después de que integrantes del PAN lo acusaran de haber extorsionado a la IP durante la reunión que sostuvieron el miércoles. Algo que el mandatario consideró como “excesivo”. “Los del PAN dijeron que los habíamos extorsionado, imagínense, se exceden, ellos saben muy bien porque es probable que los que asistieron algunos sean simpatizantes del PAN. Ellos saben de qué se trató o que les pregunten si hubo una insinuación para que fuese afuerciori, no, incluso hasta lo subrayé. Reiteró que se tiene que vender el avión presidencial para destinar los fondos a centros de salud y hospitales, “y que no se sigan deteriorando”, ya que se trata de un beneficio social y no personal, por lo que descartó que su gobierno otorgue preferencia a los empresarios que compren boletos. Tras negarse a transparentar la lista de los empresarios que decidieron apoyar la rifa del valor del avión presidencial, debido a que no está obligado por ley a dar esa información, el presidente Andrés Manuel López Obrador defendió que no habrá preferencias ni influyentismo como en los tiempos de Carlos Salinas de Gortari. “Nosotros no vamos a darle el beneficio a nadie fuera de la ley, aquí no hay preferencias, no hay influyentismo. Ese es el problema, nos confunden, yo no soy Salinas. Sí calienta eso”, afirmó durante la conferencia mañanera.