Ante la controversia que surgió a partir de las declaraciones del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de eliminar los puentes feriados, por afectaciones al turismo y el comercio, esta mañana declaró que semejante medida no repercutiría en la industria. El primer mandatario mexicano explicó que la importancia de esta serie de cambios, que pretende aplicar terminando el ciclo escolar en curso, recae en fortalecer la memoria histórica del país a través de sus fechas importantes. “(Lo importante) es que tengamos el festejo el día de la fecha histórica de que se trate, eso es básicamente, y no son muchos días, lo hacemos porque necesitamos fortalecer nuestra memoria histórica”, señaló. Durante su mañanera de ayer, el presidente sugirió la posibilidad de eliminar los puentes feriados para que el día de asueto se retome en la fecha original y no que se recorra al lunes o viernes más cercano para hacerlo fin de semana largo. López Obrador dijo que propondrá a la Secretaría de Educación Pública (SEP) una medida para eliminar los fines de semana largos y que el asueto de labores se realice el día que corresponde a la fecha histórica en cuestión. Por su parte, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Conanaco Servytur) apuntó que esta propuesta comprometería el turismo nacional, ya que varias familias utilizan los fines de semana largo para salir de sus viviendas a pueblo mágicos o centros turísticos cercanos. La réplica de AMLO recalcó que el Gobierno ya hace muchas acciones para fortalecer el turismo nacional como la limpia de playas en el caribe y la próxima construcción del Tren Maya en la Península de Yucatán.