Airbus y Audi presentaron en Ámsterdam el “Pop.Up Next” que es un prototipo de taxi que podrá transportar a las personas por los aires al engancharse a un drone gigante que lo hará volar y aterrizar de manera independiente. “Estamos seguros de que este mercado será muy rentable y veremos una evolución paulatina en los próximos cinco años, cuando los vehículos empiecen a madurar, a ser certificados y a introducirse en las ciudades”, precisó el ingeniero industrial de Airbus, Eduardo Domínguez Puerta. Sin embargo, este proyecto aún tiene como reto definir su forma de operar. Por ello, el creativo señaló que para poner en marcha el invento se necesitará  “adaptar las infraestructuras aeroportuarias” y tener “una colaboración muy estrecha con los servicios de tráfico aéreo para integrar las operaciones que van a ser más de carácter urbano”.