Este viernes Estados Unidos amaneció como el país con más casos de coronavirus COVID-19 en el mundo, con 81 mil 321, y se convirtió en el nuevo foco de la pandemia a nivel mundial. México reportó 585 infectados y 8 muertos a través de los informes diarios de la Secretaría de Salud.

Con una población de 330 millones de personas, Estados Unidos pasó a ser el foco de infección del coronavirus de Wuhan, China, luego de superar a Italia, China y España en el número de casos confirmados.

A pesar de dejar de ser el foco de expansión, las penínsulas en Europa ­­–la ibérica e italiana– siguen siendo las más castigadas por el letal virus. Italia suma más de 80 mil casos y 8 mil 215 muerto, mientras que España tiene 57 mil casos positivos y 4 mil 365 muerto.

En China, se reportó el tercer día consecutivo sin ningún nuevo contagio, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntó a que hay un rayo de “esperanza para el resto del mundo”.

En la contraparte del gigante asiático se encuentran México y Latinoamérica, donde las expectativas aún son mayores por la prontitud con que se han desarrollado los eventos en el continente.

Mientras México se encuentra aún en Fase 2 por coronavirus, en países como Bolivia el gobierno interino amenazó a sus ciudadanos con hasta 10 años de cárcel para quien violara el periodo de cuarentena obligada y saliera a las calles sin causa grave.

Argentina, un país que muestra cierta similitud en los números con México, el gobierno de Alberto Fernández decretó la alerta máxima de salud –que obliga a un aislamiento social, preventivo y obligatorio– hasta el 31 de marzo; esto luego de registrar 502 diagnósticos positivos y 9 muertes.

Del otro lado de la moneda se encuentra Brasil, con casi 3 mil infectados y 77 muertos, junto a su presidente, Jair Bolsonaro, quien se refirió al COVID-19 como “una gripe común” y no considera medidas obligatorias ni de prevención para evitar un brote mayor en su país.