Morelia, Michoacán

Para proteger a las mujeres ante la violencia doméstica durante el periodo de aislamiento por el COVID-19, en Michoacán mantienen activo un Protocolo de Atención para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, diseñado para esta fase de emergencia sanitaria.

“La crisis sanitaria es una crisis humanitaria también y no permitiremos retroceder en causas tan importantes, como la no violencia contra la mujer. En esta contingencia, y después de ella, no están ni estarán solas mujeres, Michoacán va a respaldarlas”, aseguró el Gobernador Silvano Aureoles, durante un mensaje difundido a través de sus redes sociales para promover el protocolo activado la semana pasada.

Esta medida se implementó para que el periodo de aislamiento por el COVID-19 no sea fuente de agresión o violencia en el hogar, así como para brindarles a las michoacanas y sus hijos la protección del Estado y actuar con todo el peso de la Ley contra quienes busquen atentar contra su seguridad e integridad.

La recomendación de quedarse en casa es la más importante para proteger la salud de las familias ante la pandemia, pero en Michoacán se busca que esta medida no se traduzca en maltratos hacia las mujeres.

“Nuestras casas, nuestros hogares, que deberían ser el lugar más seguro, y en el que debemos sentirnos protegidos, no lo están siendo para todos y todas. Muchas mujeres, de todas las edades, están sufriendo violencia familiar”, lamentó el mandatario michoacano quien enumeró tres vertientes fundamentales:

1. Se garantizará la atención psicológica y acompañamiento permanentemente, de la Secretaría de la Mujer y de la Secretaría de Seguridad Pública; para ello, se pone a disposición el número de emergencia del 911, el número celular y WhatsApp 4435 82 20 82, para orientación jurídica y psicológica, así como del correo electrónico seimujeratencion@gmail.com

2. Se ofrecerá el refugio para mujeres víctimas de violencia, que estará dando atención a las mujeres y sus hijas o hijos, cuando no cuenten con redes de apoyo.

3. Se trabajará las 24 horas en la prevención y la atención de la violencia contra las mujeres.

Con estos instrumentos del citado protocolo se ofrece a las victimas el apartarse de una situación de riesgo, así como la posibilidad de salvaguardar a sus hijos o hijas en esta cuarentena que apenas inicia, en la que la violencia no ha tenido tregua con ellas, ya que las orilla a permanecer aisladas, pero junto a su agresor, sin poder salir a pedir ayuda y en una situación de estrés, ansiedad y frustración permanente.

“Ante tal panorama, quiero ser contundente, porque el gobierno que encabezo hará lo necesario para no dejarlas solas; la contingencia nos tiene muy ocupados, pero no dejaremos a las mujeres a merced del agresor”, puntualizó Aureoles Conejo.