CUADERNO DEL DOMINGO VACUNACION INFANTIL
En la ciudad de Rotadero, Pakistán, se registró un brote de VIH en niños que eran inyectados por un médico pediatra, identificado como Muzaffar Ghanghro, que reciclaba jeringas del bote de basura. El caso se dio a conocer gracias a un padre de familia llamado Imtiaz Jalban, quien levantó una denuncia contra el pediatra tras ver que, durante una consulta con su hijo, el médico buscaba una jeringa en el basurero para inyectar al menor. El niño fue diagnosticado con VIH tras a consulta al igual que cuatro de sus seis hermanos que de igual forma habían tenido consulta con Ghanghro. El médico pakistaní era bastante popular en la zona por cobrar las consultas en 16 rupias, lo equivalente a 2 pesos mexicanos, por lo que recibía bastantes a diversos pacientes. Ghanghro fue acusado de negligencia médica y homicidio voluntario, ya que sus prácticas antihigiénicas causaron la muerte de dos de los hijos de Jalban.