Trump propone construir una “barrera transparente” de mil 400 km en frontera con México

A bordo del avión presidencial en su viaje a París, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó a reporteros que buscará construir una barrera, que permita ver al otro lado, “de mil 100 a mil 400 kilómetros” a lo largo de la frontera con México. El mandatario aseguró que es innecesario levantar un muro que abarque la frontera en su totalidad, puesto que hay muchos obstáculos geográficos que por sí solos limitan el tránsito entre los dos países.

“(Es una) frontera de 3 mil 218 kilómetros pero no necesitamos todos estos kilómetros de muro porque se tienen muchas barreras naturales. Tenemos montañas y algunos ríos que son violentos y salvajes. También hay zonas que son tan remotas en las que no tendremos gente que quiera cruzar”, señaló.

Además, indicó que se propone reparar o reemplazar los mil 46 kilómetros de muros y vallas que ya existen en la frontera entre México y Estados Unidos; tramos en los que se la visibilidad hacia el otro lado.

“(El muro) necesita transparencia. Tienes que poder ver a través de él”, expresó el presidente estadounidense luego de hacer referencia a que los agentes de la patrulla fronteriza necesitan saber qué o quién está del otro lado a fin de evitar ser golpeados por costales de drogas o cualquier otro tipo de contrabando”.

“Tan terrible como suena, cuando avientan los enormes costales de drogas por encima, si hay gente del otro lado, no los pueden ver. Te pegan en la cabeza con 27 kilogramos de lo que sea. Eso se acabó”, indicó.

Ya anteriormente, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, explicó que los agentes fronterizos necesitan ser capaces de observar al otro lado del muro por razones de seguridad; más aún tras revelarse que los ataques contra la patrulla fronteriza han aumentado durante los últimos agentes, a quienes constantemente les son arrojadas piedras.

A principio del año, el gobierno publicó dos convocatorias de propuestas sobre el diseño del muro. Una de ellas demandaba una estructura sólida de 9.14 metros de altura cuya imponencia dificultaría mucho su cruce; mientras que otro proyecto contemplaba la construcción de una barrera a través de la que se pudiera ver al otro lado.