Columna en Petit Comité: Camisa de fuerza contra los excesos