Cumbre histórica entre Trump y Kim termina en acuerdo para alcanzar la paz

Los ojos del mundo estuvieron puestos en este momento inédito. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, hicieron historia y se estrecharon la mano mientras sonreían cautelosamente al inicio de su histórica cumbre en Singapur y firmaron un “extenso y muy importante documento”, como lo calificó el mandatario estadounidense, con miras a avanzar rumbo a la desnuclearización de la Península de Corea.

El documento aún no se hace oficial, pero se obtuvo su contenido gracias a imágenes en alta calidad. En él, se alcanzan a apreciar cuatro puntos acordados por los mandatarios:

1. Los Estados Unidos y Corea del Norte acuerdan establecer una nueva relación EE.UU.-Corea del Norte de acuerdo al deseo de los pueblos de ambos países por la paz y la prosperidad.

2. Estados Unidos y Corea del Norte, unirán sus esfuerzos para construir un perdurable y estable régimen de paz en la Península Coreana.

3. Reafirmando la declaración de Panmunjon del 27 de abril de 2018, Corea del Norte se compromete a trabajar hacia adelante en una completa desnuclearización de la Península Coreana.

4. Estados Unidos y Corea del Norte se comprometen a recuperar los restos de desaparecidos en la guerra (de Corea), incluyendo la inmediata repatriación de todos los ya identificados.

Trump además afirmó que está dispuesto a invitar a su par norcoreano a la Casa Blanca y prometió que se reunirían varias veces. “Absolutamente lo haría”, comentó el magnate estadounidense.

Ambos líderes, que apenas hace unos meses se amenazaban con aniquilarse mutuamente, se sentaron frente a frente en Singapur a negociar la desnuclearización de la península coreana, a cambio del fin de las fuertes sanciones económicas contra Pyongyang.

“Esto (reunirse con Trump) no es algo fácil para nosotros, los viejos prejuicios y prácticas fueron un obstáculo, pero los hemos superado todos, y hoy estamos aquí”, afirmó el líder norcoreano momentos antes de iniciar a puerta cerrada y a solas, el histórico encuentro con su homólogo estadounidense, quien por su parte se manifestó entusiasta de iniciar una relación “excelente” con Kim.

Fue la primera vez que un presidente estadounidense se veía cara a cara con un líder de Corea del Norte, un país que hasta hace poco estaba en la lista de enemigos de Estados Unidos por el avance de su programa nuclear y un régimen oscuro y dictatorial.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here