Estados Unidos seguirá espiando fuera de sus fronteras

A pesar de las duras críticas que recibió la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) por parte de Donald Trump durante campaña, y aún en sus primeros frentes ya instalado en la Casa Blanca, este jueves la Cámara de Representantes aprobó prorrogar por seis años más el programa que está en marcha para vigilar a sospechosos fuera de la frontera de Estados Unidos.

Con 256 votos a favor y 164 en contra, el programa creado en 2008 durante la administración de George Bush, permitirá a la NSA filtrar correos electrónicos, incluso llamadas, sin necesidad de un permiso. Esto, sin importar si el interlocutor es un ciudadano norteamericano.

A decir de los encargados de seguridad, el objetivo de este programa es tener bajo vigilancia a los sospechosos de terrorismo y narcotráfico.

Se espera que en el Senado también se dé luz verde a un programa que ha sido ampliamente criticado, ya que viola garantías individuales y, hasta cierto punto, la libre expresión.