Asesinato de escorts extranjeras podría destapar cloaca de red internacional de trata