Meade, el equilibro entre priistas y ciudadanos