Columna En Petit Comité: El botín, para unos cuantos, ¿y la sociedad?