Columna en Petit Comité: Imperativo, adelantar los tiempos