Ella es un monstruo: Una de las películas más extrañas y originales de esta semana

Por Marco Coutiño 

Ella es un monstruo (o su título en inglés, Colossal) es una película del español Nacho Vigalondo (Timecrimes) en el cual Gloria (Anne Hathaway), tiene un severo caso de alcoholismo que está afectando su vida al punto en que pierde su empleo y a su novio (Dans Stevens).

Ella decide ir a su ciudad natal donde re-conecta con un amigo de la infancia, Oscar (Jason Sudeikis), pero todo da un giro de 360 grados cuando en las noticias ve que un monstruo gigantesco está atacando Seúl, Corea del Sur. Poco a poco se da cuenta de que ella de alguna manera está conectada con este ente y tendrá que determinar sus acciones que podrían cambiar el transcurso de la historia.

 

La película es una gran píldora que no muchas personas van a tomar, pero si le das una oportunidad estarás presenciando una de las películas más extrañas que he podido apreciar como cinéfilo. No es solamente la trama, sino los géneros y tonos que el film toma, mezclándolos de una forma en la cual no se siente forzada. Es como ver a un acróbata hacer malabares en la cuerda floja atravesando un estanque de tiburones radiactivos. Es algo admirable.

En ocasiones es una comedia, en otras es un romance, un drama, ciencia ficción y hasta un thriller.

Las actuaciones son colosales; Anne Hathaway logra encarnar a una alcohólica de forma tan natural que uno cuestiona si no lo es en la vida real. Junto con el guión (Hecho por Nacho también) logra darle vida a un personaje multifacético con varios demonios personales, en el que vemos cómo su personaje se desarrolla y crece en la película.

Por su parte, Jason Sudeikis da una de las actuaciones más terroríficas de las que se le ha visto, logrando de manera extraordinaria mantenerme al borde de mi asiento cada vez que aparecía.

Pero no todo es de color de rosa, la película no logró desarrollar a sus personaje secundarios de la manera en la que hizo con los principales; además, por ser independiente no tenían demasiado presupuesto y en ocasiones se podía notar en los efectos especiales.

Otros puntos que la lastimaron fue en el tercer acto. Confieso que me hubiera gustado que no explicaran su relación con el monstruo ya que, desde mi punto de vista, queda mejor como un misterio. Encima que todo se resolvió muy rápidamente y convenientemente, lo que me sacó de la película por un breve instante.

Ella es un monstruo tocas temas de adicción, de cómo algunas personas luchan para poder salir de esta ola de destrucción pero otras están resignadas y sumamente cómodas alrededor de todo el escombro.

La película toma temas oscuros, por lo que si pensaban que iba ser una película ligera e inofensiva, estén preparados. Yo no lo estuve y créeme, no podrás olvidarla fácilmente.

El mensaje de la película es claro: todos tenemos nuestros propios monstruos que si no los controlamos pueden dañar a nuestros conocidos y matar a miles de personas.

Con un guion inteligente, dirección competente y actuaciones colosales, Ella es un monstruo es una de las películas más originales que hay actualmente, por lo que si estás buscando algo diferente en la cartelera, te invito a verla.